Asesina a un mendigo de Castro de Rei (Lugo) en A Coruña

La década de los sesenta fue la prodigiosa, aunque no para todo el mundo. Galicia comenzaba a dejar atrás parte de su finisecular atraso. Aún así por sus empedrados y cenagosos caminos, que eran la gran mayoría -pues la mayor parte de su población vivía en el mundo rural- circulaban todavía los viejos carros del país tirado por una yunta de vacas, en tanto que quien no emigraba se veía condenado a sobrevivir con una agricultura de subsistencia. Continuaba siendo un eterno país tradicional, anclado todavía en viejas y ancestrales costumbres que hacían presagiar un funesto futuro para la Galicia eterna, esa que todavía habitaba en masa sus enormes áreas rurales, que en la actualidad se han convertido en una caricatura del esplendor que tuvieron no hace más de 60 años.

Pese a todo, a ser una tierra atávica y con un carácter melancólico y triste, a veces sucedían cosas que alteraban ese devenir cotidiano en el que tan plácidamente se convivía en un territorio costumbrista y atávico. Las ferias y mercados, que actualmente sufren un declive imparable, solían ser el principal centro de reunión e intercambio que realizaban la mayoría de sus habitantes, además de constituir un lugar inequívoco de grandes concentraciones humanas en las que se realizaban las grandes transacciones comerciales de la época, principalmente en lo que al mundo rural se refiere.

A las ferias acudían gente de toda clase y condición. A ellas iban también muchas personas que vivían de la caridad ajena, pues era la ocasión primordial para hacerse con un dinero que, de otra manera, les resultaba poco menos que imposible de ganar. De estos eventos era incondicional un sexagenario del municipio lucense de Castro de Rei, Jesús Acevedo Rivas, quien, a pesar de tener que padecer los rigores y las inclemencias del tiempo, obtenía importantes réditos que le permitían capear el temporal. Así se deduce de lo sucedido en la jornada del 30 de septiembre de 1962, cuando apareció asesinado en un viejo camino de la ciudad de A Coruña, muy próximo al conocido “Barrio Chino”.

Una pedrada

Hemos visto en innumerables ocasiones que cualquier objeto sirve para matar. En este caso, el autor de la muerte de Jesús Acevedo utilizó una piedra con la que le propinó un brutal golpe en la cabeza, acabando con su vida casi de forma instantánea. Su asesino era un joven del municipio coruñés de Valdoviño de tan solo 19 años, Arturo Ferreiro Díaz, con quien había estado departiendo previamente en la mencionada zona de la ciudad herculina.

Se desconoce desde cuando ambos individuos mantenían amistad o relación entre ambos. Sin embargo, lo que si se sabe es que en la noche de autos, Arturo Ferreiro intervino en una disputa en la que había intervenido la víctima con otro mendigo. Al parecer, estaban discutiendo de forma acalorada por asuntos triviales en una taberna del denominado “Barrio Chino” y Jesús quiso evitar el enfrentamiento entre ambos contendientes, llevándose consigo al hombre al que luego le daría muerte.

Una vez que hubieron abandonado la taberna, quizás debido a la gran cantidad de dinero que llevaba consigo Jesús Acevedo y a los más que posibles efectos del alcohol, Arturo decidió deshacerse del por la vía más práctica y rápida, el asesinato. Así se deduce del informe policial, en el que se relataba que la víctima portaba consigo la nada despreciable cantidad de 1.500 pesetas de la época, en un tiempo en el que ganar en torno a 500 pesetas mensuales no estaba nada mal. Además, portaba consigo un saco con una importante cantidad de calderilla, si bien es cierto que no se informa a cuanto ascendía la misma. Posteriormente, el criminal entregaría todo el dinero a otro mendigo.

Aunque las pesquisas siempre fueron encaminadas hacia personas del entorno de la víctima, que se desenvolvía en ambientes marginales, tardarían hasta cinco días en dar sus frutos, cuando fue detenido el autor material del asesinato, un hombre que carecía de antecedentes, aunque se sabía que se desenvolvía por los mismos círculos de marginalidad y desarraigo en los que también hacía su vida Jesús Rivas Acevedo.

Condena

En junio del año siguiente se desarrolló el juicio por la muerte del mendigo en el “Barrio Chino” coruñés. El fiscal entendía que el desarrollo de los hechos en los que había perdido la vida Jesús Acevedo obedecían a lo que consideraba un robo con alevosía. Pese a que en aquel entonces estaba vigente la pena capital, no se hizo alusión a la misma durante el procedimiento.

Arturo Ferreiro Díaz sería sentenciado a una condena de 20 años de prisión de mayor, así como a indemnizar a los familiares del mendigo muerto con la cantidad de 100.000 pesetas.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s