La enigmática desaparición del pesquero gallego “Montrove”

El mundo de la mar suele deparar grandes sorpresas y son todavía muchos los enigmas que se encierran bajo sus aguas. Algunos llegan al extremo de resultar poco menos que inexplicables. Un buen ejemplo de ello lo constituye, sin duda de ningún tipo, el pesquero gallego “Montrove”, desaparecido en aguas del banco canario-sahariano sin que jamás se hubiese tenido noticia alguna sobre cual pudo haber sido su fatal destino. No faltaron especulaciones, teorías conspirativas, rumores falsos e interesados, así como todo tipo de comentarios sobre qué pudo haber pasado aquel ya lejano 19 de julio de 1984, fecha en la que era avistado por última vez.

El “Montrove” llevaba a bordo una tripulación compuesta por 16 hombres, un patrón, dos oficiales de máquinas, un contramaestre, dos engrasadores, un cocinero y nueve marineros, dos de ellos de nacionalidad marroquí, tal y como estipulaba el tratado pesquero que mantenía el Gobierno de Felipe González con el reino alauita. La tripulación estaba considerada suficiente para manejar un barco de 243 toneladas de registro bruto -111 neto- y 37,16 metros de eslora. Transportaban con ellos víveres suficientes para hacer frente a una marea de 60 días. Sin embargo, el buque gallego no regresaría jamás. Lo peor de todo es que nunca se ha encontrado ni el más mínimo vestigio, ni siquiera un rastro de gasóleo, que pudiese ofrecer alguna pista sobre su hipotético destino, que terminaría por convertirse en un misterio, con mayúsculas, en toda regla.

Los últimos barcos que avistaron al buque gallego desaparecido fueron el “Borneira”, también gallego, y el “Mar Rojo”, quienes pudieron divisarlo al sur de la península grancanaria de Gando en jornadas posteriores a su partida del puerto allí emplazado, en el que el “Montrove” había descargado 70 toneladas de pescado. Sin embargo, la alarma entre las familias de su tripulación, que era prácticamente toda ella de la penísula gallega de O Morrazo, empezaría a cundir a partir del 10 de agosto de aquel año, 1984. En esa fecha se tenía noticia del hundimiento del barco onubense Islamar III, pereciendo los 26 tripulantes que iban a bordo.

Radiobaliza inactiva

A quienes conocen a fondo el mundo del mar les sorprendió de sobremanera que no hubiese saltado su radiobaliza con la que iba equipado, puesto que no llegó a dispararse. A todo ello se unían otras circunstancias que no dejaban de ahondar en el misterio de la desaparición del “Montrove”, tales como el buen tiempo que hacía en las jornadas posteriores a su salida de Gando. Tampoco se tuvieron noticias a través de su aparato de radio, a lo que un marinero que no había embarcado, pero que era un habitual componente de su tripulación, le restó importancia, pues al parecer el patrón no solía hacer comunicaciones hasta 20 días después de iniciada la marea.

Es a partir de ese momento tan incierto cuando comienzan las especulaciones y las más diversas teorías, ninguna de ellas acertada, incluso alguna completamente disparatada. Tal fue el caso de la divulgada por el archiconocido programa de los hombres de la mar, “Onda Pesquera”, según la cual el barco gallego había estado cargando armas en el puerto argelino de Beni Saif. También se aprovecharon de la tragedia ajena las pitonisas y videntes, quienes aseguraban saber dónde se encontraba el pecio del pesquero gallego, que se convertiría en una buena pieza para los programas y espacios de misterio, aunque jamás pudiesen revelar el auténtico rumbo que había tomado el barco, que mismo parecía que se lo había succionado el mar. Tras él, quedaba la poco menos que eterna incertidumbre en la que se veían sumidas más de una decena de familias gallegas, que perdieron a sus seres queridos en las profundas aguas de los océanos,

Una de las primeras teorías que se desechó fue que el barco fuese apresado por el Frente Polisario, el Movimiento de Liberación del Sahara Occidental, pues desde hacía cuatro años por aquel entonces había desechado tales prácticas. En un principio se barajó la hipótesis de que el barco se hubiese ido a la deriva en algún punto marítimo desconocido, aunque iría perdiendo fuerza con el paso del tiempo o también que hubiese perdido su sistema de radiofonía por razones desconocidas. Sea como fuere, lo cierto es que el barco jamás apareció, convirtiéndose su desaparición en algo más enigmático que el famoso Triángulo de las Bermudas.

300 aviones

Hasta un total de 300 aviones serían movilizados para proseguir la búsqueda del “Montrove”, pero sin obtener pista fiable alguna. De la misma forma, se trasladarían al área dónde se ubicaba la supuesta desaparición del “Montrove” agentes del CESID, quienes nada pudieron aportar tampoco en este enigmático y desgraciado suceso. Incluso se llegó a hablar de que miembros de este último cuerpo se desplazaban a veranear a la localidad pontevedresa de Bueu, en la Península del Morrazo, de dónde procedía gran parte de su tripulación. Tampoco faltaron curiosas anécdotas, más propias del humor negro que del mundo de la mar, tal fue el caso de un alto cargo de la Administración central que llegó a preguntar si el buque desaparecido era de hierro o de madera. No deja de ser curioso y tiene unos ciertos tintes de chiste macabro o malintencionado.

Cuando nos encaminamos a la cuarta década de la desaparición del “Montrove”, lo único cierto es que jamás llegó a haber una pista cierta del pesquero gallego desaparecido. Ni siquiera fue recuperado el cuerpo de alguno de sus tripulantes, lo que pudiese haber proporcionado un mínimo rastro de lo que se supone que fue su trágico destino. No faltaron a su cita las meigas, los adivinos y otro tipo de vividores que se lucran de la incertidumbre y la tragedia ajena. La enigmática suerte que corrió el buque gallego nos lleva a la consabida expresión, muy popular en tierras gallegas, de “eu non creo nas meigas, pero habelas hainas”. Pero ni siquiera esos míticos seres, que sirvieron para asustar a infinidad de generaciones de gallegos, son capaces de acercar una explicación mínimamente razonable sobre el rumbo que tomó el “Montrove” en aquel ya lejano mes de julio del año 1984.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

2 comentarios sobre “La enigmática desaparición del pesquero gallego “Montrove”

  1. Mi padre iba en ese barco, su primer marea y…. Tenía yo 9 meses. Siempre me quedó la espinita de no poder conocerlo, pero la espina de no saber que fue de él es mucho más grande.

    Muy buen artículo, y gracias por no ahondar en las teorías disparatadas que hubo en la época, son cosas que hacen mucho daño. Gracias

    Me gusta

    1. Como persona, y como periodista, hay cosas que llegan al alma, como es tu caso. Reconozco que debe ser muy duro no haber podido conocer a tu padre, algo que lamento de todo corazón. Es cierto que hubo teorías muy disparatadas y salvajes, para qué vamos a recordarlas si no tenían pies ni cabeza. Considero que hacían mucho daño a la gente que honradamente se ganaba la vida yendo al mar, ya que no aportaron absolutamente nada. Mi agradecimiento por tu calificación de considerarlo buen artículo. Es un revulsivo que me anima para seguir contando nuevas historias.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s