Confiesa a la prensa el crimen del que había resultado absuelto

José Carnero Fernández, autor de la muerte de una prostituta en Lugo

Hay situaciones en las que las actuaciones de los denominados jurados populares acaban convirtiéndose en cuestiones de juzgado de guardia. Y nunca mejor dicho. Así ocurriría en el año 2011 con la resolución de un crimen que, aparentemente, no presentaba grandes complicaciones, pero que el jurado en cuestión terminaría resolviendo satisfactoriamente a favor del acusado, pese a que todos los indicios hallados le incriminaban casi sin lugar a dudas.

El personaje en cuestión era un individuo conocido como “O Chucán”, un hombre que sufría diversas alteraciones mentales, mal tratadas. José Carnero Fernández, “O Chucán”, daba muerte, en la noche del 15 al 16 de septiembre de 2007, a la prostituta orensana, Pilar Palacios Caballero, en el municipio lucense de Sober, en el lugar de Arxemil, perteneciente a la parroquia de San Martín de Anllo. Al parecer, el homicida, de 55 años de edad, era un cliente habitual del prostíbulo en el que ejercía su víctima, a la que habría conocido unos quince años antes.

En la noche de autos, según declaraciones que efectuaría al diario “La Voz de Galicia” en su edición de 2 de febrero de 2011, “O Chucán” llevó desde Ourense hasta su casa a Pilar Palacios. Según su mismo relato y a tenor de las pruebas periciales realizadas en el transcurso de la autopsia a la víctima, ambos habrían mantenido relaciones sexuales en la vivienda de José Carnero. Posteriormente, este, quien era un consumado experto en la elaboración de aguardiente, invitaría a esta bebida a Pilar Palacios. Sin embargo, y aquí se pierde el hilo de su historia, llevaría hasta la cuadra de su hogar a la prostituta, dónde todo indica que le daría muerte con algún objeto punzante, tal y como quedaría demostrado en el segundo juicio que se siguió en su contra.

Desaparición

Una vez que cometió el crimen, José Carnero huiría del lugar de los hechos para desplazarse hasta el hospital Montecelo, ubicado en Pontevedra. Al parecer, se habría desplazado hasta el centro sanitario debido a los muchos problemas de salud mental que sufría. Allí sería encontrado por agentes de la Guardia Civil, quienes procederían a su detención, una vez hubieron hallado el cuerpo sin vida de Pilar Palacios en la casa de “O Chucán”, quien no supo dar explicaciones del hallazgo de un cadáver en su domicilio.

En el primer interrogatorio ante miembros de la Benemérita, Carnero explicó de forma detallada los hechos de los que había sido protagonista. Posteriormente, tras prestar declaración ante el juez, ingresaría en la prisión provincial de Bonxe, en Lugo. En la misma, permanecería un total de 42 meses, hasta la celebración del juicio por la muerte de la prostituta, que tendría lugar en la Audiencia Provincial lucense en enero del año 2011.

Absolución

A finales del mes de enero del año 2011 se celebró el juicio por la muerte de Pilar Palacios. El acusado del crimen incurrió en más de una decena de contradicciones, entre ellas al declarar que cuando se declaró culpable del asesinato se encontraba bebido, un hecho que tuvo lugar cuando llevaba unos quince días entre rejas. En las cárceles no se les suministra alcohol a los internos.

A lo largo de la vista oral que se siguió en su contra, José Carnero, quien estaba considerado poco menos que una persona deficiente, jugó al despiste. Incurriría en muchas vaguedades e imprecisiones, con las que desarmaría al jurado e incluso también a la acusación, quien solicitaba un total de 20 años por el crimen, al entender que se le debía dar la calificación de asesinato, además de pedir una indemnización de 200.000 euros para el único heredero de su víctima.

Además de la contradicción mencionada, José Carnero incurriría en otras nuevas contradicciones, facilitando diversas versiones de los hechos acaecidos el día de autos, tales como los lugares que había frecuentado o las cosas que había hecho. Sin embargo, para estupefacción de muchos y para su alegría personal, el jurado lo declararía inocente y saldría en libertad, una vez escuchada la sentencia, que no sería del agrado de la familia de Pilar Palacios.

Reconocimiento del crimen

Una vez hubo recobrado la libertad, José Carnero vagaría a lo largo de toda una madrugada por la ciudad de Lugo hasta que al día siguiente pudo tomar un autobús que lo trasladó hasta su localidad de origen. Sus pasos serían seguidos y descritos por diversos profesionales del diario “La Voz de Galicia”, a quienes acabaría por confesar los hechos de los que le se acusaba, lo que daría lugar a la celebración de un nuevo juicio en su contra un año más tarde.

En sus declaraciones al rotativo herculino, “O Chucán”, que sufría importantes problemas de salud mental, reconocería el crimen que le costó la vida a Pilar Palacios. En la entrevista publicada a los pocos días del veredicto judicial, manifestaba que nadie le había preguntado si realmente había dado muerte a la prostituta. Asimismo, describía minuciosamente los hechos acontecidos en la madrugada del 16 de septiembre de 2007, así como también todos los detalles ocurridos el día de autos. Ante esta versión pública, se abrirían nuevas vías de investigación que darían lugar a una nueva vista oral, que se celebraría en noviembre del año 2012. Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Galicia como el Supremo se pronunciaron en que habría que celebrar un nuevo proceso, anulando la primera resolución que lo declaraba inocente.

En el segundo juicio que se celebró contra Carnero la suerte que había tenido en el primero le resultaría esquiva. En el transcurso del mismo se consideraría probado que los restos biológicos hallados en una prenda correspondían a Pilar Palacios y que la misma era propiedad de “O Chucán”. De la misma manera, también se probaría que agredió con un objeto punzante, que no se pudo determinar, a la víctima, provocándole la muerte en el acto. Igualmente, se descartó la posibilidad de que hubiesen intervenido terceras personas en el crimen, o que se hubiese ensañado con la misma, de ahí la calificación de los hechos y su veredicto final.

Condena definitiva

El jurado encargado de dilucidar el suceso entendió que se trataba de un homicidio, pese a que la acusación particular entendía que se trataba de un asesinato, lo mismo que la fiscalía. Por todo ello, se le condenaba a una pena de diez años de prisión, así como a una indemnización de 150.000 euros al hijo de Pilar Palacios. Los peritos encargados de examinarlo determinaron que padecía algunos trastornos de personalidad, encuadrándolo dentro de lo que se denomina trastorno histriónico, así como otras patologías comórbidas, por lo que el abogado defensor solicitaba que su cliente fuese ingresado en un psiquiátrico penitenciario. Sin embargo, su petición no sería atendida.

Finalmente, José Carnero Fernández, regresaría a finales del año 2012 al centro penitenciario de Bonxe, en el que ya había estado ingresado durante casi cuatro años con anterioridad. “O Chucán” obtendría la libertad definitiva en junio del año 2019, después de haber cumplido prácticamente toda la pena a la que había sido condenado.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s