Asesinan a una niña de cuatro años y arrojan su cuerpo a un contenedor de la basura

Vista general de O Carballiño

Hay sucesos que superan lo espeluznante y lo grotesco al mismo tiempo. Tal vez nos hayamos acostumbrado ya a que nada nos sorprenda. Aún así, hay algún hecho sangriento que nos hacen erizar todos los pelos de nuestro cuerpo. Nos preguntamos hasta que punto puede haber seres que atesoren un grado de maldad tan extrema para someter a torturas a una pobre criatura inocente, que por razones propias de su inocencia jamás sería capaz de entender ni mucho menos de comprender. Desgraciadamente, hemos visto sucesos de todo tipo, algunos de los cuales causan la mayor estupefacción, cuando no niveles de asco extremos que nos provocan repugnancia, rabia e impotencia por no haberlos evitado. Sin embargo, son sucesos que se repiten una y otra vez, haciéndonos comprender al resto de los humanos de bien las razones por las cuales existieron regímenes políticos crueles y tiránicos. Seguramente porque estaban regidos por unos energúmenos que jamás debieran de haber nacido por el bien de una humanidad que no los merecía y a la que castigaron hasta extremos insospechables, llevándose consigo la vida de millones de inocentes que tan solo aspiraban a vivir.

En el año 2003, en la localidad ourensana de O Carballiño -preciosa localidad situada al noroeste de la provincia de Ourense-, acontecía uno de esos hechos que nos provocan el mayor rechazo y asco humano posibles. El suceso aconteció en la noche del 14 de mayor del año anteriormente mencionado en una vivienda de la calle Margarita Taboada. Allí, el estupor y la consternación se apoderaría de un vecindario acostumbrado a recibir en épocas estivales a sus miles de emigrantes que se encuentran desplazados en decenas de países europeos e hispanoamericanos, principalmente México y Venezuela. El motivo de esa nauseabunda estupefacción no sería otro que el hecho de encontrarse el cuerpo sin vida de una criatura de tan solo cuatro añitos en un contenedor de la basura de la localidad.

La niña, que tuvo una existencia cruel y terrible como se encargarían de detallar los forenses en la autopsia que le practicaron a su cadáver, era hija de una joven de 30 años, Ana María García Salgueiro, quien convivía con otro joven de edad similar a la suya, Luis Piñón Montoto, a quien le atribuyeron en la sentencia condenatoria unos infames malos tratos a unos pequeños que no eran hijos suyos. No solo los trataba con despotismo, hasta el extremo de obligarles a que le llamaran “papá”, sino de una forma despiadada y vejatoria, tal como fue descrito en la sentencia condenatoria que emitiría la Audiencia Provincial de Ourense en enero del año 2006.

Violación y hemorragia

En el anochecer del día de autos, el referido 14 de mayo de 2003, Luis Piñón Montoto quedaría en compañía de los pequeños en el domicilio que compartía con su compañera sentimental. Aprovechando la soledad del momento penetraría a la pequeña Érika hasta el extremo de provocarle una gravísima hemorragia que terminaría sumiéndola en una terrible angustia que le conduciría a la muerte. Para paliar el dolor y con la supuesta connivencia de la madre de la pequeña, le suministraron varias dosis de un antigripal, como Frenadol Complex y que en modo alguno está aconsejado para niños, lo que contribuiría a agravar las graves lesiones sufridas por la niña.

Si la trama no resultaba grotesca, aún falta el punto final, propio de las películas de terror más truculentas. Al comprobar ambos cónyuges que la pequeña había fallecido, decidieron arrojar su cadáver a un cubo de la basura próximo a su domicilio. El cuerpo sería depositado allí por Luis Piñón, quien para disimular lo que arrojaba a la basura, tiró a la niña metida en una bolsa de plástico, junto con otros envases de similar material.

La cosa no quedaría ahí. Al día siguiente decidieron denunciar la desaparición de la pequeña ante las autoridades, aunque inmediatamente serían descubiertos al aparecer los restos mortales de la pequeña en un contenedor. Debido a que ya eran conocidos los antecedentes y el comportamiento de los adultos con los que convivía, inmediatamente se procedería a su detención, lo que ocasionaría la lógica indignación y consternación en el municipio que baña el río Arenteiro. De hecho, los servicios sociales ya habían advertido a la progenitora de la criatura con la posibilidad de retirarle la custodia de los tres menores que tenía a su cargo. Incluso, en el momento en que era conducido el supuesto autor de la muerte de la criatura hasta los juzgados, sería agredido por los familiares del padre biológico de Érika, quienes, llenos de desazón y rabia, solicitaban que tanto él como Ana María fuesen juzgados en la plaza del pueblo, que ya ellos se encargarían de dictar justicia.

36 y 34 años de cárcel

En enero del año 2006, algo más de dos años y medio después de haberse cometido el brutal crimen, se juzgaba en la Audiencia Provincial de Ourense a los dos encausados. El juicio estuvo plagado de una gran tensión. Además, se producirían las lógicas contradicciones y mutuas acusaciones de ambos encausados, quienes se responsabilizan mutuamente de haber provocado la muerte de la pequeña. En sus conclusiones finales, apoyados por unos concluyentes informes forenses, los magistrados condenarían a la pena de 36 años a Ana María García Salgueiro; 20 de los cuales le eran impuestos por un delito de asesinato con el concurso de agresión sexual, en concurrencia con el agravante de parentesco. Otros quince años por un delito de agresión sexual en concurso con uno de lesiones y 20 meses por delito de maltrato habitual.

Luis Piñón Montoto sería condenado a un total de 34 años y ocho meses de cárcel. De ellos, 18 años correspondían a un delito de asesinato en concurso con el de agresión sexual, en tanto que otros quince años le eran impuestos por un delito de agresión sexual, en concurso con un delito de lesiones y 20 meses, al igual que había ocurrido con su compañera, correspondían al maltrato habitual al que había sido sometido la pequeña. De esto último darían cumplida cuenta los forense que le practicaron la autopsia al afirmar que la criatura “ya estaba acostumbrada a sufrir”.

La Audiencia les impuso asimismo una responsabilidad civil conjunta de 60.000 euros con la que debían indemnizar al padre de la pequeña, en tanto que cada uno de sus dos hermanos -ambos menores de edad- deberían ser resarcidos con 15.000 euros cada uno. Por las faltas de lesiones les impusieron una sanción de seis euros diarios durante treinta días.

En la redacción de la sentencia se destacaba que la madre era conocedora de los malos tratos que les proporcionaba el padrastro a sus hijos, así como que consentía las constantes vejaciones a las que eran sometidos los tres menores, al tiempo que calificaba su actitud de autoritaria y exigente con los pequeños.

Reducción de condena

Poco más de un año después de hacerse pública la sentencia, el Tribunal Supremo absolvía a la madre de los pequeños del delito se beneficiaba de la absolución del delito de agresión sexual en concurso con el de lesiones, quedando reducida en quince años su permanencia en la prisión. Ana María García Salgueiro “solo” tendría que cumplir 21 años por un delito de asesinato en concurso con el de agresión.

Síguenos en nuestra página de Facebook cada día con nuevas historias